El mundo respira gracias al coronavirus

Se registra una drástica reducción de la contaminación en varias zonas del mundo

El brote del coronavirus también ha dejado cosas buenas, aunque no parezcan cosas buenas, si las hay.
Las medidas de aislamiento implementadas por varios países para contener la dispersión del virus, trajeron beneficios al medioambiente. Ya que la cuarentena por el Covid-19, esta reduciendo la contaminación en el mundo.

Los Canales de Venecia

Por ejemplo, en Venecia, en medio de la cuarentena por el coronavirus, sus aguas lucen cada vez más cristalinas que hasta incluso se puede ver algunos peces.

Aguas cristalinas en Venecia.
Aguas cristalinas en Venecia.

La falta de turistas a nivel global y tráfico de barcos, cruceros ha generado que -sitios turísticos como Machu Picchu– calles y plazas parezcan ciudades desiertas. Mejorando así la calidad del aire, debido a la disminución de residuos contaminantes.

Es espectacular y de un alcance inédito. La lucha contra el coronavirus ha transformado radicalmente el aire que respiran los chinos.

Philippe Ciais, climatólogo de Reporterre.

Primero fue China, conforme el país se paraba para frenar la epidemia los niveles de NO2 descendieron.

El descenso de dióxido de nitrógeno también es visible en Europa donde las emisiones se han reducido al imponerse el asilamiento.

Paralización parcial de la actividad productiva

Este impacto positivo en el medio ambiente, ocurrió tras la paralización parcial de la actividad productiva en muchos países del mundo, con los cierres temporales de fábricas y la suspensión de vuelos.

Suspensión de vuelos
Suspensión de vuelos

Según los estudios realizados, las emisiones de CO2 disminuyeron debido a las medidas para contener el coronavirus. Vemos ahora una imagen diferente como consecuencia de la pandemia.

Sin embargo, a pesar de estos signos de recuperación ambiental, los especialistas temen que este paréntesis podría ser de corta duración.

Será necesario ver si después de la pandemia habremos tomado conciencia o aprendido de nuestros errores y corregir parte de nuestras actividades, o bien comprobar si seguimos con la misma tendencia de los últimos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *